A 10 Años De Un Inolvidable Día.

Los comienzos del siglo XX y del siglo XXI estarán por siempre relacionados por dos hechos que transformaron totalmente la historia:

La causa evidente que los relaciona es el extremismo (Terrorismo), llevado a cabo por organizaciones que buscaban un cambio. Los modos pudieron haber cambiado en los más de 80 años que separan el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo y el asesinato de las más de 2000 personas en el complejo World Trade Center en la ciudad de Nueva York.

La organización Al Qaeda se responsabilizó del atentado después de haber estrellado dos aviones de pasajeros contra las Torres Gemelas, otro contra el Pentágono en Washington y un cuarto que se precipitó a tierra en Pensilvania, cuando posiblemente se dirigía hacia la Casa Blanca. Osama Bin Laden, cerebro de estos atentados, apuntó a uno de los de iconos de los Estados Unidos y del mundo capitalista. Esto, sin contar la osadía de dar el golpe en uno de los centros neurálgicos del mundo occidental.

Bin Laden un viejo mercenario multimillonario Saudi, a ordenes de la CIA en Afganistán en los 80’s, deambuló en el mundo árabe sin control aparente, creando una organización multinacional dedicada a castigar a quienes atentan en contra de las palabras del Corán. Mucho cambiaron los países árabes de la década de los 60’s y 70’s, donde los grandes actos terroristas eran financiados y aceptados por los países del medio oriente. En la década de los 90’s esta organización (Al Qaeda) emergió como una salida para dichos gobiernos de mantener su lucha sin comprometer su imagen internacional y así evitar las sanciones que esto les traería. Con este escenario y un cada vez más notable accionar de esta transnacional del mundo árabe, la mesa estaba preparada para los hechos funestos de ese martes 11 de septiembre del 2001.

Parece increíble que cada generación tenga que vivir su propio Auschwitz para tomar conciencia de la maldad presente en cada uno de nosotros. Es lamentable que dicha tendencia no se acabe, si no que se repite en sitios distantes donde los hombres son condenados a vivir entre recuerdos de la barbarie y el horror de la muerte.

El domingo, como parte de los actos conmemorativos por el decimo aniversario de aquella fecha, se inaugurará un monumento y un espacio en el lugar que ocupaba una de las dos torres desaparecidas. El sitio, un lugar obligatorio de visita, como recuerdo de la barbarie de que es capaz de alcanzar la irracionalidad, el fundamentalismo religioso, él odio y la demencia de los seres humanos.

La imposibilidad de comprender la magnitud de ciertas tragedias es universal. La ausencia de sensibilidad alcanza a todos.

@PeterWarrior1

Publicado el septiembre 11, 2011 en TAKE A WALK ON THE WILD SIDE, Todas y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: