Rise Of The Planet Of The Apes (Movie Review)

Tuve la suerte de mirar el reinicio del Planeta de los Simios en un glorioso cine HD de Bogotá. Una película personalmente muy esperada en los últimos meses, una vez que empezaron a circular los hypeantes tráilers, que borraron de un plumazo todas las dudas que tenía acerca de este proyecto.  Rupert Wyatt, un novel Director, arriesgó con esta propuesta que busca ser la primera pata de una Trilogía. Si tengo que comentar de que va, no dudaría ni un segundo: Son los Orígenes de Caesar. Echemos un vistazo sin odiosos spoilers, si al amigo Rupert le valió la pena el riesgo:

RISE OF THE PLANET OF THE APES

Recordemos que la franquicia estaba herida de muerte, gracias al desafortunado remake que Tim Burton había realizado diez años atrás. No quiero recordar la cantidad de errores y personajes vacíos que tenía ese film. El hecho es que dejó un panorama   desalentador  en miras a un nuevo intento y nos sugería, al menos al principio, escepticismo. La franquicia necesitaba un lavado de cara y no parecía que la elección de un novato como Wyatt era lo más adecuado. Pero nuestro amigo Rupert tomo varias decisiones que crearon una propuesta interesante llena de puntos fuertes, de los que se destacan dos por encima de todas:

1.- El argumento mezclado con un guion sencillo y efectivo hacen que los personajes que rodean a Caesar, sean herramientas que siempre están al servicio de la historia y no al revés. Así  permanecemos toda la película expectantes y nunca sentimos como espectadores  que estamos viendo al actor de nombre haciendo de niñero del simio protagonista, por poner un ejemplo. Cada uno ejerce su rol sin destacar tanto como para opacar lo realmente importante y eso no es más que la evolución del futuro Jefe de los simios, Caesar. En ese sentido lo considero un gran acierto, sobre todo porque estamos hablando de la base de la trilogía, y si esto falla de entrada, pues ni Messi salva la propuesta.

2.- El enorme Andy Serkis crea un personaje entrañable y espectacular digno de un Oscar en Caesar. La simpatía del espectador se activa desde un primer instante y nos gana de entrada. Pasamos toda la película evolucionando junto a él. No se puede describir con palabras todo lo que transmite el simio con sus expresiones, pero aun más alucinante son sus momentos de silencio, donde no se hace necesaria palabra alguna para saber y compartir sus sentimientos. Esto encima crea una alquimia entre el simio y  Will (James Franco) que además de esencial, podría competir con Wilson y el Náufrago tranquilamente. Esa conexión Primate-Humano es vital para darle realismo a la saga entera y seguro será importante en el futuro.

La película nos pone en sintonía desde el principio, contándonos con un ritmo pausado pero entretenido, la historia de la ambición humana y sus consecuencias, algo recontravisto pero tan bien ejecutado, que lo compramos de inmediato. En ese escenario tenemos a un grupo de científicos que sienten su profesión, entre los que esta Will, que encima tiene razones personales para llevar un peligroso experimento que podría curar al Alzheimer. Por otro lado tenemos a los que financian el mismo, un grupo de inversionistas que solo buscan tener más dólares en sus bolsillos. No es necesario comentar quienes son los conejillos de indias. En un principio el experimento se sale de control y ocasiona la muerte del proyecto por el que tanto Will luchó. Lo único que queda del experimento fallido es un  simio recién nacido al que Will adopta y con el tiempo llamará Caesar.

A partir de que Will se lleva el trabajo a casa, es que  Caesar empieza a desarrollar una inteligencia fuera de lo normal e inicia el viaje de descubrimiento del primate. Incluso nos explican de manera convincente como fue que el simio ha avanzado tanto y no queda como una simple excusa barata que no se cree ni Ed Wood. En estas estamos cuando comienzan a sucederse escenas maestras dignas de un top ten. Atención con la escena del Mustang, una que ya habíamos visto en un clip, pero que supone sin duda una de las mejores escenas no solo de esta película sino de todo este año palomitero.

En toda saga, hay un enemigo reconocible, sin embargo, este no es el caso. Claro que hay personajes odiables desde un principio como John Landon, Jefe del cautiverio de simios y algún otro que odiábamos desde Harry Potter y no solo por ser un  mal personaje, que aquí usa el seudónimo de Dodge cuando todos sabemos que se llama Malfoy y era la biatch de Harry. Pero no hay ningún personaje fuerte en ese sentido, sino que es el conjunto de todos ellos y la forma de pensar humana,  lo que conforman el verdadero villano de esta película.

Los fans de las primeras películas estarán contentos, porque hay un montón de referencias a estos films y hasta se permiten la licencia de citar líneas exactas que Howard Wolowitz estaría encantado de repetir en lo que tenga oportunidad. Y en una de las más famosas líneas del cine contemporáneo es que sucede el momento cumbre de la película, en que te das cuenta que estás viendo algo especial y NO otro remake basura gringo.

Yo esperaba bastante de esta película y mucho más de la actuación de Andy Serkis  y debo decir que he salido súper satisfecho. Lo que estos genios han hecho con el primate en términos de efectos especiales y captura de movimiento es sencillamente fuera de este mundo. Y no supera a Gollum en el aspecto emocional simplemente porque aquel era un personaje tan profundo y con tanto juego que se antoja casi imposible hacerlo. Si usted se encuentra en Venezuela y decide ir al Cine el 30 de Septiembre, solo hay una película para usted y es la que está llena de monos maestros que intentan sobrevivir a la imprudencia y negligencia humana.

Como era de esperar, ponen a los humanos por los suelos pero no de una forma brusca e infantil como pasa en muchas películas. Como en todas las especies hay seres de mal agüero, y eso incluye a los simios. La película llega a ser épica y maravillosa por momentos y deja a la reflexión muchas de las cosas que se muestran en pantalla. Si usted, como yo, pensaba que los trailers eran simplemente mágicos y creaban una expectación enorme, pues eso no es nada comparado con los frentes que deja abiertos la película para la segunda entrega. Te deja con esa sensación de tristeza de que habrá que esperar más de año o quizás dos para ver lo que viene y una película que te deja con ganas de más, nunca puede ser considerada una apuesta perdida. Ruppert arriesgó y ganó.

RATING 7.8/10

PD: Atención con los créditos finales.

clip mustang maestro:

Publicado el septiembre 22, 2011 en Cine, Reviews de Peliculas, Todas y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: