El día que el Árbol no impidió ver el Bosque: Venezuela 1 Argentina 0

Ayer 11 de Octubre y tras 18 derrotas en línea contra la albiceleste, Venezuela cambio su propia historia, al vencer 1 a 0 a la selección Argentina. Y lo hizo desde el contexto del juego y no desde el azar, tan propio de este maravilloso juego llamado futbol. La Vinotinto desactivo la maquinaria albiceleste con solvencia y maniató a los de Sabella tácticamente, que terminaron con la lengua afuera y sin poder poner en aprietos a la zaga venezolana en ningún momento de la segunda etapa. La clasificación marca que hay 6 equipos con 3 puntos, pero el mundo futbolero sudamericano sabe y reconoce que este partido le valió a Venezuela algo más que 3 puntos:

Eso de ser entrenador es un trabajo ingrato por donde se lo mire. Debo empezar diciendo que el estilo de Cesar Farías no me gusta demasiado y nunca ha sido santo de mi devoción, pero en la Copa América, me ha demostrado, al menos a mí, que es un tipo totalmente capacitado para llevar la selección y sobre todo es  trabajador, mas allá de sus maneras, que es lo que nunca me ha gustado. La Vinotinto parecía haber caído en la realidad el viernes pasado, al perder sin paliativos ante Ecuador en Quito. Farías estaba a merced de sus detractores y es que muchos achacaron el uso del equipo B (Que estuvo un mes preparándose en la altura de Mérida) como la principal razón de la derrota y  todas las culpas recayeron en el entrenador Vinotinto, incluso, algunos se animaron a decir que fuimos a regalar los puntos (¿están hablando en serio? ¿Desde cuándo Ecuador en Quito ha sido fácil? Preguntar a Brasil y Argentina).

Ese Árbol impidió ver el Bosque en un primer momento. Si bien es cierto que para ese partido en concreto, Farías erro en la alineación, aunado a una gran actuación de Ecuador, comandados por un inmenso Antonio Valencia, es poco menos cierto que Farias planteó ese partido como una parte de una doble fecha, es decir, tomando en cuenta el segundo compromiso. Recuerdo que el Viernes a muchos se le metió el miedo en el cuerpo al ver el partido que Argentina goleo 4-1 a chile en el Monumental, dando casi por hecho que la Vinotinto, con  su equipo A, no podría con los Albicelestes.  Supongo que Cesar Farías es de aquellos que piensan que la plaza para Brasil se gana de Local.

No tengo ninguna duda que el entrenador venezolano estaba convencido que podía sacar algo positivo contra Ecuador, más tomando en cuenta que ya había hecho esto en el pasado, específicamente contra Bolivia en las eliminatorias para Sudáfrica, con un equipo juvenil que sufrió de lo lindo para ganar los tres puntos. Por supuesto nadie puso peros porque se saco el resultado, pero la realidad es que ese partido no fue tan distinto al de Quito. En la rueda de Prensa de ayer, Farías dijo que el entorno de la Vinotinto no conocía ni el 2 por ciento del trabajo y planificación que hace su grupo. Seguramente es cierto, como también lo es que la razón de no saberlo es porque el DT así lo ha querido. Y no me parece mal.  Yo supongo que ese conocimiento de trabajo y planificación que habla Farías, le permitió al entrenador (sumado al partido amistoso de Calcuta) observar que el grupo titular estaba totalmente capacitado para vencer de Local a la selección de Messi. Y el planteo táctico que falló el viernes, funcionó a la perfección ayer.

Venezuela se dedico a esperar en el primer tiempo y salir a la contra con pelotazos a Miku y sobre todo a Rondón que empezó los trámites de adopción a Demichelis desde el mismo primer tiempo. Los primeros 20 minutos fueron de dominio territorial argentino con alguna que otra chance clara.  Venezuela, con la excepción de Rondón, no llegaba a línea de fondo, casi nunca. Hasta que tuvo la primera gran chance de la noche, con un cabezazo de Salomón que paso cerca del arco de Andujar. A partir de ahí, el partido se emparejo, y Venezuela empezaba a crearle problemas a la débil zaga Argentina, sobre todo con los pelotazos a Rondón, que resultaban ser un viacrucis para Demichelis, que veía como su compañero de equipo le ganaba en todas las divididas. Ya Argentina no llegaba con claridad, mientras que Venezuela a través de la pelota parada tuvo las mejores chances cerrando la primera etapa.

El segundo tiempo fue otra cosa, casi que otro partido y OJO  no me malinterpreten, el buen juego venezolano es consecuencia de su gran preparación de antes de la Copa América, pero una de las razones principales del dominio absoluto de la Vinotinto por sobre el Argentino en el segundo tiempo, fue el estado físico. El equipo Venezolano se le notó fresco de principio a fin, mientras que la gasolina de los argentinos, se acabo en el primer tiempo (Muchos jugaron el viernes ¿No?). Y ese es solo merito de Farías. Parafraseando al locutor Miguel Arias “Me pregunto si esta alineación le hubiese ganado a Argentina si hubiera jugado en Ecuador el viernes”. Probablemente no con tanta autoridad. Porque el resultado es engañoso, la diferencia entre Venezuela y Argentina en el segundo tiempo fue de al menos dos goles.

Argentina literalmente no existió y mantuvo la incertidumbre del resultado solo porque se encontró con una buena noche de su arquero, Andujar (La parada a Arango es espectacular). Así el trabajo de Rincón y Amorebieta sobre Messi se simplifico porque casi siempre Venezuela tenia la pelota y cuando no era así, el diez argentino era acosado muy lejos del área y  muchas veces ni siquiera pudo recibir la bocha.

Así hay que destacar a Cesar González que con su trabajo sacrificado y con su desequilibrio empezó a romper la defensa y ocasionar el desespero argentino, como demuestran las dos tarjetas amarillas que ocasionó. Mención aparte para Cichero y sobre todo Arango que tiene un guante en su pierna izquierda y tuvo uno de sus mejores partidos con la selección, sino el mejor. La pareja de centrales pareció jugar de toda la vida, no cometió ni un solo error. Vizcarrondo por increíble que parezca parecía un Pepe domesticado, barriendo todo sin cometer una sola falta. Y Amorebieta tuvo el plus del gol. Un anticipo propio de su compañero de equipo, Fernando Llorente. Nadie sabe porque Rojo le tocaba marcar al más alto de los venezolanos.

La noche más inolvidable para el futbol venezolano había terminado con una victoria estadística y más que una victoria moral. Es el envión (por si este equipo necesitaba alguno) que necesita un equipo que aspira a lograr lo que nunca ha conseguido. La eliminatoria es larga y vendrán derrotas, no lo duden, pero nunca se ha visto un equipo venezolano tan capacitado para lograr el objetivo.

Decía el señor Miguel Arias en su cuenta de Twitter “Que curioso. Cuando la vinotinto pierde es Farías. Cuando gana nunca es mérito de él”.  Ingrato el trabajo del entrenador, pero Cesar Farías debe estar acostumbrado a ello, como todos. Debe saber que los que piensen que el DT venezolano no tiene meritos en esta victoria, simplemente es porque no quieren verlo así. Y es que ya el Árbol no impide ver el Bosque.

El 11 de noviembre es el próximo compromiso. Un duelo con un rival directo, Colombia, en Barranquilla. ¿Quién puede dudar ahora de este equipo? Solo hay que tener paciencia y dejar que el equipo trabaje y es que Brasil parece más cerca de lo que indica el mapa.

Publicado el octubre 12, 2011 en Deportes, Todas y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: