El día que la tierra se detuvo (Clasicos de culto)

Reconozco que soy un poco intolerante con ciertas personas que miran el cine superficialmente y llegan a tu casa con una de  las preguntas más odiadas por el cinéfilo que se respete: “¿ tienes una película nueva?”.  Debe ser porque amo demasiado el cine como para entender esa pregunta. Lo cierto es que últimamente me he controlado y solo hago odios sordos al cuestionamiento y es que en mi mundo la pregunta  respetable sería: “¿Tienes una película buena?”.

En fin, en estos días de cero trajines, estuve revisando obras fílmicas bastante añejas y entre los títulos que tenia a disposición me decante por una película de ciencia ficción de los años 50. Tenía la referencia por ser denominada un gran clásico no solo del género sino también del cine en general. Obviamente cuando uno disfruta películas de este tipo debe tener en cuenta el contexto en el que fue hecha para apreciarla en su totalidad, sin embargo, al visionar el domingo por la noche “El día que la tierra se detuvo” (1951) quede tan impresionado con lo que vi, que creo no equivocarme al decir que el contexto aquí importa poco y nada. Luego del salto te cuento el porqué la película de  Robert Wise (ganador de 4 oscars) es una obra maestra de la ciencia ficción:

El día que la tierra se detuvo

Mas allá del evidente mensaje anti bélico que tiene la cinta  y que servira incluso para las siguientes 300 generaciones (era la angustiosa época de la guerra fría) la película tiene muchos puntos fuertes que la desmarcan del mero entretenimiento fantasioso y la colocan como un film serio en toda regla. La película cuenta la historia de un extraterrestre llamado Klaatu, que aterriza con su platillo volador en Washington Dc, con un mensaje para todo el planeta.  Como es de esperar los humanos están más pendientes de dispararle “accidentalmente” que escuchar lo que tiene que decir el Alien. Se abre entonces el escenario ideal para el pop corn y para el cuento facilón. Pero lo que viene a continuación de estos hechos no puede estar más alejado de eso. La atmosfera que transmite esta película junto con un clásico pero potente Score, es sencillamente impresionante. Tanto así que parece por momentos que estamos en presencia de una situación Kafkiana,  Extraña y fascinante.

Si a eso le sumas un guion sin estridencias y solido que le da un ritmo engañosamente pausado a la película y unas actuaciones notables por parte de Patricia Neal como Helen Benson y de Billy Gray como Bobby  Benson, tenemos un entorno ideal para el protagonista de la historia. Es interesante como el director nos presenta la película, ya que el espectador tiene una percepción de las cosas muy parecida  a la del Alien, que dicho sea de paso, tiene el aspecto de un humano convencional, con la diferencia de tener una esperanza de vida de unos 130 años. Esa percepción nos pone en una situación tan bizarra que podemos llegar a pensar que los verdaderos Outsiders son los humanos, pero en realidad, ellos no se comportan muy diferente a lo que hacemos nosotros en nuestra vida diaria, solo que estamos tan acostumbrados a la duda, el escepticismo y la violencia que no se nos pasa por la cabeza que estamos haciendo algo mal.

Como decía, el entorno ideal esta dado en la película para que el protagonista se luzca y vaya si lo hace. Michael Rennie en el papel de Klaatu lo borda por momentos, consiguiendo darle esa expresión enigmática y atrayente que debe tener el personaje que lleva el peso del film. Desde el principio el espectador conecta con el personaje y sus inquietudes. Un detalle fenomenal es el hecho que Klaatu va revelando detalles  de su tierra natal a cuentagotas, como el tipo de moneda  que utilizan o cómo funcionan los Trenes over there,  sin llegar a decir exactamente de donde viene,  eso es muy Sci-fi y nos deja con ganas de saber más. Esos detalles hacen de esta película una experiencia parecida a la que muchos teníamos viendo la genial serie de Rod Serling, La Dimensión Desconocida. El que haya visto ese programa sabe de lo que hablo.

  Por supuesto me encanto que no abusaran del acompañante de Klaatu, un Robot de Dos metros Diez llamado Gort, capaz de desintegrar un tanque con solo abrir su visera. El representa el símbolo de la amenaza que se ciñe sobre la tierra y nos deja bien  en claro que somos más pequeños de lo que en realidad pensamos. Cabe mencionar la riqueza de la película en quotes cien por cien Sci-fi como por ejemplo el mensaje que Helen da a Gort,  que según se cuenta todos los niños de esa época se sabian de memoria, eso lo convirtió en todo un clásico del genero.

 En cuanto a los efectos especiales los encuentro espectaculares para la época y hasta el traje de Gort se sigue viendo decente e incluso despierta esa sensación de temor, importante para el papel que representa. La película ha envejecido muy bien y sigue siendo una verdadera joya del cine de ficción de todos los tiempos. No he tenido la oportunidad de ver el remake (mas que todo por la crítica ultra negativa) que hace unos años protagonizo Keanu Reeves, pero siento que no me pueden mostrar algo mejor que esto. Altamente recomendable para los amantes de la Ciencia Ficción Old School.

Rating 8.5/10

Publicado el octubre 24, 2011 en Cine, Reviews de Peliculas, Todas y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. El remake es un asco, no lo veas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: