The Descendants (Movie Review)

Alexander Payne vuelve luego de 7 años con una película que si leemos la sinopsis suena a melodrama insufrible de esos que les encantan a las treintonas más cerca de los cuarenta que no se comen una rosca ni de casualidad. De todas formas, y desmarcándome del grupo anteriormente descrito porque me da vergüenza, decidí verla por 4 razones:

  1. Alexander Payne es un duro.
  2. George Clooney forma parte de aquellos hombres que no siento vergüenza por decir que es lindo.
  3. Quería ver a Shaggy haciéndose el serio.
  4. Me gusta trolear a los que trolean a Handsome Clooney.

Con estas premisas, me senté en el sofá de los años cuarenta que me regalo mi padre cuando me mude a mi propia casa y me puse a reír como loco y llorar como una nena treintona más cerca de los cuarenta. ¿Quieres saber por qué? Luego del salto y SIN ODIOSOS SPOILERS te lo cuento:

The Descendants

Es difícil vender esta película a un pana a menos que este con la novia y esta tenga una amiga que sea una treintona, etc, etc. La cosa se centra en  un Hawaii inédito para el cinéfilo ignorante como yo y en un abogado excesivamente trabajador  llamado Matt King interpretado por el bueno de Clooney que se encuentra con una repentina crisis familiar, al tener su esposa un aparatoso accidente de bote que la deja en coma y sobre todo, deja a Matt la responsabilidad de cuidar de las hijas del matrimonio, una nena muy curiosa de 10 de años llamada Scottie (Amara Miller) y una teenager de 17 llamada Alexandra , que  en principio anda rebelde con el mundo mundial . Además el pobre de Matt también debe velar  como albacea en la venta de un lote de terreno que ha formado parte de su familia durante siglos y en la cual están involucrados 473497239 primos. Con ese panorama, pensamos que las cosas difícilmente puedan ponerse peor para Matt King. ERROR.

Debo decir que la escena de Clooney corriendo como pollo sin cabeza me recordó mucho al cine absurdo y mágico de los Hermanos Cohen. Pienso que aquí Alexander Payne le baja un decibel a las situaciones insólitas propias de los Cohen y extrae solo lo absurdo y por extraño que parezca, eso le da un realismo a la película que siempre viene de maravilla. Yo a Handsome Clooney en esta peli le creí todo. Fíjense que este tipo de actores tan famosos normalmente trascienden el personaje que están interpretando, por lo que no estamos viendo al policía, vendedor o ladron sino que vemos a George Clooney, Brad Pitt, etc, etc. Aquí nanai de eso. El señor Clooney nos vende un Matt King desorientado, sin más poder que el de albacea, totalmente superado por la situación que está viviendo y el retrato de un tipo triste y francamente perdedor. Yo durante toda la peli vi a Matt King y de George Clooney si te he visto no me acuerdo. Hasta feíto sale: Maestro.

El reparto que acompaña a Georgie Boy no decepciona. Amara Miller como Scottie amenaza con robarse la película en primera instancia y aunque queda solo en amenaza, no desentona ni un pelín.  Nick Crause haciendo de Sid, el novio relajado de Alexandra y que parece que está en una nota infinita (igualito a un pana) esta impecable como el hincha pelotas constante con su smoothness, y a diferencia de que muchos consideran que su presencia en la película es innecesaria o le quita cierta seriedad, con todo respeto les digo que son idiotas porque precisamente esa es la clase de humor que una historia como esta necesita para que la tragedia que viven los personajes principales no se convierta en un melodrama que les encanta a la treintonas más cerca de los cuarenta que no se comen ni una rosca. También participa Robert Forster AKA  el prota de la infravalorada y maestra Jackie Brown, haciendo del padre vejuco de la esposa comatosa y como siempre se pone la 10 de Maradona y la rompe toda (dígale no al chiste fácil del cocainómano). También sale Shaggy como un vendedor de bienes raíces con cara de cuarentón que envejece feo llamado Brian Speer y que nos demuestra que sí, que es actor (también demuestra que le gusta comer maíz ajeno). Y como lo mejor siempre es lo último, o algo así decía el refrán, tenemos a la teenager Alexandra King, interpretada por la novel Shailene Woodley, que de pana y todo me frikeo seriamente de lo magistral de su interpretación. Si a Handsome Clooney le creí que es un gafo, a esta la espero a que sea mayor y le pido matrimonio. Simplemente la ame y de ahora en adelante no podré opinar de ella con imparcialidad porque quiero que sea la madre de mis hijos.

También me llamo la atención el retrato inédito que nos hacen de Hawaii. En mi profunda y alargada ignorancia no tenía idea que en Hawaii se trabaja y mucho menos en oficinas. Lo que sí es cool es que los panas que tienen todo el billete  van a reuniones importantes vestidos como The Dude. Incluso había uno de los primos de Matt King  que era la versión gordita  de The Dude  hasta que imdb (shame on me) me saco de mi ignorancia y me reveló que no solo se parece igualito sino que es el mismísimo hermano de Jeff Bridges. Volviendo  a lo de Hawaii, me encanto el retrato respetuoso y inusual que Payne hace del paisaje  hawaiano no explorado por Hollywood. Así como nos avisa nada más empezar la película que Hawaii no solo es un paraíso playero, también la reivindica con paisajes que hasta el más montuno como yo que no quiere volver a pisar un monte, desearía estar. Pero ahí no queda la labor de Payne. Ya conocemos su estupenda habilidad para darle a sus películas una fluidez sin perderse en los detalles. Eso no quiere decir para nada que la película pierda en sutileza. Al contrario. Hay momentos de gran belleza cinematográfica que sostienen su nominación al Oscar en Dirección (la escena de la piscina es Flawless Victory), pero esos momentos siempre están al servicio de la historia y nunca al contrario. El cine de Payne es fresco como siempre, bastante alejado del cliché hollywoodense y eso siempre se agradece, pero lo que más me impresiona de este pana es que siempre se las arregla para vendernos al protagonista imperfecto y para nada interesante de tal manera, que al final de la peli queremos que le salga todo bien y lo queremos tanto como Tintin quiere a Milú.

En fin, si usted es una treintona o un treintón mas cerca de la cuarenta que no se come ni una rosca y le encanta los melodramas así burda de trágicos que terminan con una catarsis y con el prota encontrándose con una supermodelo que hace de cajera de un supermercado (never happen), quizás esta película la o lo decepcione e incluso la o lo confunda  al punto de que diga “oooooh pero no pasa nada”, y cuando eso pase, yo estaré riendo justo detrás de usted.

RATING 8/10

Aquí el tráiler de esta joya:

Publicado el febrero 10, 2012 en Cine, Reviews de Peliculas, Todas y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: